webcreus.html

 

Cap de Creus en kayak de mar

(Girona-Costa Brava)

El Parque Natural del Cap de Creus está situado en el norte de la Costa Brava y es la zona protegida montañosa y litoral más grande de la costa catalana, la más despoblada, abrupta, inaccesible y mejor conservada.

Se requieren 2 días de navegación exigente y medianamente experimentada para recorrer todo este espacio casi virgen, empezando en la zona norte (El Port de la Selva) y finalizando en el extremo sur (Roses). Por ese motivo es necesario llevar provisiones suficientes (alimentos y agua) y medios para dormir en la playa (saco, esterilla, tienda..).

Es importante conocer la previsión meteorológica, dado que la zona es conocida por el fuerte viento de tramuntana (de norte) que puede dificultar o impedir la travesía.

Acceder al punto de inicio es rápido saliendo de la autopista AP7 en Figueres y recorriendo los 30 km por la N260 hasta El Port de la Selva. En la primera playa del municipio aparcamos el coche y descargamos el material a pie de agua. Aquí empieza la singladura. Una vez dejado el núcleo de El Port de la Selva (con sus casitas blancas silueteadas por la oscura montaña), abandonamos la civilización hasta el día siguiente, ya que no encontraremos en todo el recorrido ningún rastro de edificaciones, carreteras, coches, restaurants, etc. Solo desde el mar son accesibles la mayor parte de las calas del Cap de Creus.

La primera zona interesante es la gran bahía de El Golfet donde numerosas calas nos permiten descansar y refrescarnos en sus aguas transparentes. Siguiendo las sendas de agua y bordeando las rocas volcánicas a nuestro paso, encontramos pequeñas calas muy protegidas de las posibles inclemencias del mar, hasta llegar a la punta más oriental de la costa mediterránea : el Cap de Creus, punto de inicio de los Pirineos. Pasamos entre este famoso cabo y la isla de L'Encalladora, en un paso largo y estrecho hasta doblar el Cap de Creus y su mítico faro y adentrarnos en el espectacular juego de luces de la Cova de l'Infern.
 

Un reguero de pequeñas calas (Cala Bona, Cala Guillola, etc. ) nos conducen al final de la jornada hasta la bahía de Portlligat, frente a la casa de Salvador Dalí. En cualquiera de ellas podremos parar y dormir. Al ser de muy dificil acceso desde tierra, es fácil encontrar un lugar tranquilo donde pasar la noche.

La segunda jornada de esta completa travesía se inicia pasando por el famoso y encantador pueblo de Cadaqués, cruzando su larga bahía, y dirigiéndonos hacia la zona sur de la costa del Cap de Creus. Los impresionantes acantilados de la Punta de la Figuera dan paso a pequeñas playas accesibles ya desde tierra (cala Jóncols, cala Montjoi donde reside el restaurant 3 estrellas Michelin de El Bulli). Tras pasar por el Cap de Norfeu, altísimo y afilado acantilado, nos dirigimos hacia el final de nuestra singladura : Roses.

Si no disponemos de vehículo de apoyo podemos usar la línea de autobuses que conecta diariamente Roses con la localidad de inicio, El Port de la Selva.

Tras dos días de navegación exigente por el Cap de Creus tendremos la sensación de haber pisado playas vírgenes, nadado en las aguas más transparentes -y frías- del Mediterráneo y haber rodeado una de las formaciones montañosas más agrestes, inhospitas y espectaculares.

 

Artículo publicado en la Revista de Kayak de Omei para el concurso Sendas de Agua’04

Autor :
Rubén Adàlia Masats

www.kayakdmar.com